El antiguo convento de San Agustín de Mansilla de las Mulas, tras un proceso de profunda rehabilitación, abrió sus puertas como Museo Etnográfico  Provincial de León en el año 2008.

Parece que el Monasterio de S. Agustín  es fundado en 1439 por el almirante Fadrique Enríquez. La orden de los agustinos era especialmente querida por los Reyes Católicos ya que velaban cuidadosamente por la pureza de la fe católica.

Del viejo convento sólo nos quedan algunos restos arqueológicos que nos permiten imaginar lo que fue: los suelos de un patio central o claustro, la fachada de la crujía principal, una puerta de arco conopial, los restos de los muros del interior y de la primitiva iglesia,  y, todavía en pie, la capilla de los Villafañe.

Se sabe que en 1788 el  Convento albergó una cátedra de Gramática y de Filosofía, Teología y Latín, financiadas por las cofradías mansillesas de S. Adrián y S. Blas, además de aglutinar varias capellanías y un archivo.

Testimonios documentales cuentan que el monasterio se arruinó durante La Guerra de Independencia tras sufrir un incendio atribuido a los franceses en diciembre 1808. Los monjes exclaustrados vivieron en Mansilla hasta 1835, pero nunca conseguirían reedificar el Monasterio.

La colección se hallaba en un espacio del Edifico Fierro a todas luces inadecuado.  Durante algún tiempo se barajó la posibilidad de ubicar las piezas en lo que hoy es el CLA (Centro Leonés de Arte) pero finalmente una serie de circunstancias propiciaron el que Mansilla albergara el nuevo museo. El ayuntamiento cedió el solar y lo que quedaba de los restos y a cambio, la Diputación creó un museo de ámbito provincial. Se restauraron los restos arqueológicos y el arquitecto Mariano Díez Sáenz de Miera diseñó el nuevo edificio partiendo del respeto a aquellos, pero buscando también la funcionalidad en base a su destino.

La colección del Museo Etnográfico Provincial de León es fruto de la diversidad. El núcleo original lo conforma la del médico maragato D. Julio Carro Carro. Pero tanto las adquisiciones que durante más de cuarenta años ha ido haciendo la Diputación como las donaciones particulares han sido esenciales.

El Museo Etnográfico de León contiene unas 3.500 piezas. Las áreas temáticas que comprende son numerosas:el hogar, las actividades productivas, el transporte, la artesanía, la indumentaria, la música, los juegos, el ciclo de la vida, la religiosidad y la superstición, las fiestas, las costumbres, la ciencia , la literatura popular…

El museo también actúa como centro de documentación y organiza asimismo actividades muy diversas que configuran una programación que se dirige a personas de todas las edades.

Tras casi seis años de andadura este museo es un ejemplo de institución viva y dinámica que merece la pena ser visitada.

 Texto: María Gómez
Antonio Juárez – Fotografía


Esta entrada se basa en un artículo titulado “El Museo etnográfico provincial de León: tradición y futuro”  que publiqué en el número 8 de la revista de la asociación Promonumenta (2009)

2 comentarios

    • María Gómez on

      Pues nada, ¡a visitarlo! No os decepcionará. Un saludo y gracias por seguirnos.