En el 2008, el Diario de León anunciaba que las obras del AVE se llevarían por delante el silo de Palanquinos. Desconocemos el motivo del indulto pero la construcción se mantiene todavía, erguida y visible su silueta en el horizonte. El silo de cereal de Palanquinos se edificó en 1973 y tenía una capacidad de almacenaje de 2400 toneladas.

Paseando por el Barrio Húmedo descubrimos algo singular, la figura del Dalai Lama encaramada en una esquina de la calle Juan de Arfe. La imagen estaba firmada por el artista callejero Yipi Yipi Yeah. Después de contactar con él y gracias a un vídeo que nos envió, fuimos capaces de localizar todas las obras que había diseminado por nuestras calles. Gila, Darth Vader, Carpanta o el inolvidable Pepe Isbert hablándonos desde las alturas, un lujo.

Los puentes de hierro de carretera fueron construidos:  “siempre en tramos rectos: abundan las celosías roblonadas en cruces de san Andrés, de tablero superior y escasa luz- menos de 10 metros-, generalmente situados en carreteras locales; pero para salvar luces más grandes – incluso superiores a 40 metros-, tres son las tipologías empleadas: las celosías enrejilladas, las cruces de San Andrés dobles o las de tipo Bow-string (…)” (Fernández Ordóñez, Abad Balboa y Chías Navarro: 1988, 35)[1]

El viajero que haya pasado por las inmediaciones del Valle de Mirantes sin duda se habrá fijado en el singular paisaje de las sabinas salpicando las rocas, manchas verdes sobre gris plata. La sabina albar es conocida también como enebro. Parece ser que ocupó amplias extensiones en épocas en las que el clima era más seco y frío pero ahora solo se distribuye al suroeste de Europa y el noroeste de África. Los sabinares ibéricos son capaces de resistir unas condiciones ambientales muy adversas siendo una especie ideal para repoblar lugares que han sufrido fuegos, talas o sobrepastoreo. En nuestra…

1 2 3 4 14