En entradas anteriores hemos hablado de distintos puentes de hierro, bien de carretera, bien de ferrocarril. Vamos a terminar hoy nuestra relación de los primeros.

Un ejemplo llamativo es el Puente de Carrizo sobre el río Órbigo situado entre Carrizo y Villanueva de Carrizo. Anteriormente hubo diversos puentes de madera que a menudo eran destruidos por las crecidas del río. En 1887 se aprueba un proyecto de construcción de un puente de hierro de celosía tipo San Andrés. El proyecto lo firma el ingeniero Don Manuel Diz Bercedóniz que también realizaría el del ensanche de la ciudad de León en 1898. Las obras del puente se llevan a cabo entre 1889 y 1895.

Inauguración del puente de hierro de Carrizo de la Ribera sobre el río Órbigo

Inauguración del puente de Carrizo

Posteriormente, en 1900, una crecida del río modifica su cauce por lo que se decide alargar el puente utilizando esta vez hormigón armado. Otra riada durante el invierno de 1909-10 produjo el arrastre del terraplén de la margen derecha, ensanchándose de nuevo la cuenca. Como consecuencia, el nuevo puente tuvo que ampliarse otros 15 metros. El 21 de diciembre de 1912 concluyeron las obras y a día de hoy el puente continúa en buen estado y uso. Debemos señalar sin embargo que a comienzos de la primera década del siglo XXI este maravilloso ejemplo de ingeniería del hierro estuvo en peligro cuando se proyectó la construcción de una variante de tráfico proponía su desmantelamiento. La noticia provocó un movimiento ciudadano que evitó su desaparición. Se creó una asociación llamada “Puente de Carrizo” que llevó a cabo distintas acciones de reivindicación y protesta. Por fin, en 2006, la Consejería de Fomento aprobó el proyecto definitivo que respetaba el puente de hierro. Seis años después, en febrero de 2012, el Diario de León se hizo eco de la restauración definitiva del puente.

El segundo puente del que queremos hablar es el Puente de San Pedro de Dueñas sobre el río Cea que se sitúa al oeste del pueblo. Es de de hierro de celosía tipo San Andrés y fue diseñado por el ingeniero Don Eusebio Calvo a principios de siglo XX. Fue inaugurado en 1913 y hoy se encuentra muy deteriorado.

Por último, mencionamos el Puente en Morales del Arcediano sobre el río Turienzo que está en la carretera que une Astorga con Puebla de Sanabria, al sur de Morales. El origen del paso es antiguo. El 23 de enero de 1904 se abre el puente de hierro. Hoy en día hay un puente nuevo a apenas 3 metros de distancia, aguas abajo. Algunos vecinos dicen que este puente, de celosía Pratt fue un error, que en realidad estaba destinado a ser un pontón del ferrocarril pero, una vez descargado, allí se quedó.

Nuestro periplo por los puentes de hierro no termina aquí; todavía tendremos que escribir sobre otros puentes, en este caso ferroviarios…

Texto: María Gómez
Fotografía: Antonio Juárez

Comments are closed.